A veces, las sesiones con niños entre 7 y 12 años empiezan con un “jooo no quierooooo!!”. Esta es la historia de Israel, que hizo su primera comunión el 20 de mayo, en plena explosión de la primavera realizamos esta sesión aprovechando los campos sembrados con ese verdor impresionante. A Israel le daba muchisima pereza porque pensaba que iba a ser algo muy aburrido, pero con ayuda de su hermana pequeña se soltó enseguida, nos pusimos a jugar y entre globos, confetti, pompas de jabón y su pasión, el futbol, fue pasando la mañana. Cada vez las sonrisas eran más grandes, más reales. Mi sorpresa fue que a la hora de marcharme, Israel y su hermana vinieron corriendo a darme un abrazo enorme!! No me dejaban marchar! Al menos les deje un precioso recuerdo en forma de fotografia instax.
Nos veremos pronto familia!!

 

Pin It on Pinterest

Share This