Diguen lo que diguen tots necessitem en algun moment de la nostra vida uns instants, unes hores, uns dies en los que preocupacions del dia a dia o los maldecaps quotidians és diluïsquen a poc a poc en el present que mos envolte.

La nostra desconnexió ha sigut la Ribagorça, zona molt nomenada, però que fins ara no coneixíem. Territori complex per uns, meravellós per uns altres i frontera per a tots. La complexitat de la comarca l’hem trobat recorrent pobles i poblets, alguns devorats pel turisme i d’altres anclats en un temps passat, no millor, però si diferent. Rètols en castellà, indicacions en català i carreteres en les que al final te marejes intentant saber quina administració gestione aquell territori que passe davant los teus ulls. Enfront de aquesta complexitat s’enfilen un gran nombre d’esglésies, monasteris, vivendes, masos i ermites en les quals la senzillesa del romànic (i de la pedra, una pedra sense polir, sense treballar, una pedra nascuda de la terra) s’integre al paisatge i los done una bellesa simple i orgànica.

Meravellós? Potser per als urbanites, que hi passen l’estiu fent esports d’aventura o l’hivern entre pujades i baixades a les pistes d’esquí, sí que ho sigue. Per a ‘turistes rurals’ com natres ha suposat descobrir un territori molt majo, interessant e històric, però crec que meravellós no serie la paraula per definir un espai, una societat, una cultura, ferida de mort. Mos deie una veïna que «aquí cada dia quede menos gent» i que «tot i que a les èpoques turístiques tenim molts visitants i molta feina, los joves segueixen marxant a puestos més grans per a trobar una bona feina». Paraules que podríem sentir perfectament a qualsevol poble del Matarranya.

Ferida de mort, un peix que boqueje i salte buscant lo riu però únicament trobe un menut toll que li donarà oxigen per a un dies però que el portarà al mateix final… I tot i en estos pensament, la desconnexió ha sigut total, la càmera no volie entrar a la motxilla i el disparador no parave de pujar i baixar captant imatges que poden suggerir vida, esplendor e inclús esperança, però que finalment mostren una part més de la lenta agonia del medi rural aragonès.

Encara així, pareix que sempre pots trobar la bellesa i un somriure entre la desolació.

——————————————————-

Digan lo que digan todos necesitamos en algún momento de nuestra vida unos instantes, unas horas, unos dias en los que preocupaciones del día a día o los males de cabeza cotidianos se diluyan poco a poco en el presente que nos envuelve.
Nuestra desconexión ha sido La Ribagorza, zona muy nombrada, pero que hasta ahora no conociamos. Territorio complejo para unos, maravilloso para otros y frontera para todos. La complejidad de la comarca la hemos encontrado recorriendo pueblos y aldeas, algunos devorados por el turismo y otros anclados en una época pasada, no mejor, pero si diferente. Rótulos en castellano, indicaciones en catalán y carreteras en las que al final te mareas intentando saber que administración gestiona aquel territorio que pasa delante de tus ojos. Enfrente de esta complejidad de levantan un gran número de iglesias, monasterios, casas, mases o bordas, y ermitas e las cuales la sencilleza de románico (y la piedra, una piedra sin pulir, sin trabajar, una piedra nacida de la tierra) se integra en el paisaje y les da una belleza simple y orgánica.

Maravilloso? Puede serlo para los urbanitas que pasan el verano haciendo deportes de aventura o el invierno entre subidas y bajadas a las pistas de esquí. Pero para los «turistas rurales» como nosotros, ha supuesto descubrir un territorio muy bonito, interesante e histórico, pero creo que «maravilloso» no sería la palabra para definir un espacio, una sociedad, una cultura herida de muerte. Nos decía una vecina que «aquí cada día hay menos gente» y que «aunque en las épocas turísticas tenemos muchos visitantes y mucho trabajo, los jóvenes se siguen marchando a sitios más grandes donde poder encontrar un buen trabajo». Palabras que podríamos oir perfectamente en cualquier pueblo del Matarranya.

Herida de muerte, un pez que boquea y salta buscando el río pero solamente encuentra un pequeño charco que le dará oxígeno para unos dias pero que le llevará al mismo final… A pesar de estos pensamientos, la desconexión ha sido total, la cámara no quería entrar en la mochila y el disparador no paraba de subir y bajar captando imágenes que pueden sugerir vida, explendor e incluso esperanza, pero que finalmente muestran una parte más de la lenta agonía del medio rural aragonés.

Aún así, parece que siempre puedes encontrar belleza y una sonrisa entre la desolación.