FOTOS EN EL TALLER DE MOTOS

Después de un tiempo de creación intenso, cuando ya le he sacado todo el jugo al cerebro con un exprimidor, me quedo bloqueada, se me agotan las ideas… A veces necesito un rato de evasión y busco algo que me haga desconectar.
Los meses de Enero-Febrero son un poco así porque hay mucha faena de creación de identidad corporativa, folletos, maquetación, carteleria, etc. Estos proyectos agotan y desgastan un montón asique de vez en cuando intento hacer algo por que sí, porque me gusta, por amor al arte, por placer. Esta mañana me sobraba un rato después de hacer varios recados y me he pasado por el taller de mi amigo Javier Segurana con la cámara y mi nuevo flash. Él ha seguido con sus cosas de motos, mientras yo probaba luces y encuadres. Confieso que me ha sentado de maravilla. Disfrutar con la cámara y descansar un tiempo de encargos, clientes, orden y mando!

 

Además el taller de DRUM MOTORCYCLES es la leche porque tiene muchisimos rincones llenos de piezas y unas cuantas motos en proceso de transformación, hoy en concreto estaba trabajando en una Honda FMX 650. Javi lo hace casi todo de manera manual y da gusto capturar ese trabajo cálido y apasionado, crea piezas únicas que solo estan en su cabeza, moldea las ideas con sus manos y PAM! tienes la máquina que siempre habias soñado.

Ahí lo dejo.

¡Nos vemos pronto!